Buscar

Propósitos de año nuevo: ¿Una carga o una motivación?

Escrito por: Mateo León

Comunicadora Social


Después de un largo periodo de incertidumbre, podemos decir que los propósitos de este nuevo año tendrán un efecto casi que curativo para la humanidad en cuanto representan un importante paso de regreso a la vida que conocíamos antes del 2020.


Este año por fin logramos acariciar lo que quedaba de la vieja normalidad antes de la pandemia que paralizó al mundo. Sin embargo, es cierto que no nos hemos podido despojar completamente del miedo y las cicatrices que deja una de las crisis sanitarias más grandes de las últimas décadas. Debemos avanzar armónicamente desde diferentes esferas para recuperar el mundo que conocíamos antes y qué mejor forma de hacerlo si no es trazando los propósitos de año nuevo.


Los propósitos son esas metas que, con mucha determinación y a través de un plan de acción, decidimos trazar para cumplir en un periodo determinado de tiempo. Esta última parte es fundamental para diferenciar los propósitos, de los sueños. La magia de las festividades, muchas veces, inunda nuestro corazón de emoción y esperanza, por lo que la razón y nuestra realidad son obviadas a la hora de pensar en lo que queremos lograr el próximo año.


En esta oportunidad queremos contarte cómo podrías plantearse estos propósitos de año nuevo desde un lugar más consciente y realista para cumplirlos con éxito.


Empecemos por un vision board

Una buena estrategia para empezar a visualizar los cambios y propósitos que esperas para el 2022, es a través de las manualidades. Además de estimular la creatividad, esta es la oportunidad de dar el primer paso para proyectar las cosas por las que esperas trabajar el siguiente año. Busca una superficie como un tablero o pizarrón y empieza recortando imágenes que se acerquen a uno de tus propósitos. Un ejemplo puede ser una elíptica o unas pesas para simbolizar tu compromiso con la actividad física los próximos meses. Repite este proceso con cada uno de tus propósitos y añade palabras o frases que se relacionen con él o con su proceso de cumplimiento.


¿Qué estás dispuesto a cambiar?

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos querido cambiar algo sin el más mínimo esfuerzo. Algo así como un deseo que esperamos se cumpla como por arte de magia, en el menor tiempo posible. Resulta inexorable repensar qué queremos cambiar y qué estamos dispuestos a hacer para que eso pase. Los cambios son el resultado de una serie de acciones intencionadas y coherentes que impulsan la transición de lo que era antes, a lo que es ahora. Por eso, no es posible fijarse la meta de cambiar un rasgo de la personalidad sin pensar en un acompañamiento adecuado como el psicológico, por ejemplo, para lograrlo.


Tómate el tiempo de cumplir tus metas una por una. No hay afán.

Es bien sabido que el ritmo de vida (especialmente en las ciudades) se mueve de forma acelerada. Inconscientemente estamos tomando decisiones todo el tiempo con el afán de cumplir un objetivo a corto plazo. Pero ¿es necesario cargar con la responsabilidad de querer resolver mil cosas en un solo intento?


La clave para cumplir un propósito está en el detalle, en el tiempo y el esfuerzo que estamos dispuestos a invertir para llegar a esa meta. Por eso, este fin de año detente a pensar en estas variables para determinar el número de objetivos que podrás proponerte a lo largo del 2022.


Encuentra el camino que se ajuste a tus posibilidades.

¿Cuántas veces hemos pensado, de manera ligera, en las cosas que queremos hacer en un periodo de tiempo sin contemplar las variables que atraviesan ese propósito? Seguramente esa es la constante en la mayoría de casos. Por eso es importante hacer una pausa para entender cuáles son nuestros recursos o cómo podemos conseguirlos para trazar esa ruta hacía el cumplimiento de una meta. Esto también dependerá del futuro y sus variables, por lo que la incertidumbre debe ser un recurso a administrar, y no un miedo que frene nuestro proceso.


No pierdas de vista tu proceso.

¿Cómo sabemos que estamos avanzando hacia el cumplimiento de nuestros objetivos? La planeación es tan importante como la disposición a la hora de pensar en las cosas que queremos transformar este nuevo año. Adopta el método que mejor se acomode a tu día a día para registrar las acciones que has adelantado frente a tu meta: un planeador, una calendario, una agenda. Lo importante es que puedas ver materializado tu progreso y de esta manera encontrar una nueva motivación para no abandonar tu proceso.



¿Y si no lo logro?

Emprender un camino, a donde quiera que sea, siempre será jugar un poco con la incertidumbre que representan las amenazas ajenas a nuestro control. Por eso, es importante que esta sea una variable importante a considerar, no para pretender tener el control de las situaciones que frenan nuestros procesos, sino para tener una antesala de lo que significa no cumplir con esos propósitos y encontrar la mejor manera de enfrentar un posible fracaso.



De esta manera, es importante despojar al fracaso de los prejuicios para transformarlo en una lección que permita evaluar las condiciones que impidieron cumplir nuestra meta y, posteriormente, convertirlo en una oportunidad de mejora.

Este 2021 definitivamente fue un respiro ante el caos que trajo la pandemia. Retomar la normalidad puede ser emocionante, pero debemos medir las circunstancias, la capacidad y el nivel de incertidumbre que rodea nuestros propósitos para no convertirlos en una carga y, más bien, encontrar en ellos un motor para recuperarnos de una de los episodios más difíciles de nuestra historia reciente.


Fuentes de información:


https://hbr.org/2016/01/most-resolutions-fail-because-theyre-not-important-enough

https://hbr.org/2021/12/should-you-even-bother-with-new-years-resolutions-this-year

https://hbr.org/2013/12/the-key-to-making-new-years-resolutions-stick


team-of-businesspeople-forming-hand-stack-BVM5FHR.jpg

Fortalece tus estrategias con nosotros, agenda una asesoría gratuita.