Buscar

Inicia este nuevo año estimulando tu creatividad

Escrito por: Mateo León

Comunicadora Social


¿Cuántas veces hemos escuchado que la creatividad es un talento de unos pocos? Hoy queremos desmentir este mito e invitarte a que explores la creatividad en espacios nunca antes pensados.


Si bien es cierto que al tener una rutina hemos mecanizado ciertas actividades como hacer nuestra cama o cepillar nuestros dientes, nuestro cerebro también trabaja en la creatividad gran parte del día y en los momentos menos pensados. La incertidumbre del día a día nos lleva a reaccionar inmediatamente y es allí donde la imaginación y la memoria entran para solucionar de manera creativa estas situaciones.


Un buen ejemplo es el momento de vestirnos para iniciar nuestra jornada. Por más alejados que creamos estar de la moda o la estética, nuestras decisiones en este aspecto están enlazadas a un proceso creativo que busca encontrar prendas, colores y formas que se acomoden a tu estilo en una combinación determinada. Este proceso, corto y sencillo, tiene que ver con la imaginación y la actividad que hace tu cerebro para resolver algo de manera inmediata.


Ahora ¿de qué otra forma podemos estimular nuestro lado creativo?


  1. Existen un sinfín de ejercicios ‘convencionales’ relacionados con la producción textual que te ayudarán a despertar tu lado más creativo: ver películas, ver series, escuchar música, ir al teatro o leer. Entre más variada sea tu consumo, mayor actividad y referencias tendrá tu cerebro a la hora de pensar en una solución creativa.

  2. Hacer ejercicio es fundamental para oxigenar el cerebro y despertarlo. Esto hará que estés mucho más atento a los detalles y puedas relacionarlos entre sí para encontrar nuevos caminos.

  3. ¡No dejes de cocinar en casa! Y es que aunque parezca común, esta actividad puede obligarte a pensar en diferentes platos, así como en diferente combinación de sabores y texturas.

  4. Atrévete a probar un nuevo estilo. Permítete probar nuevos estilos, nuevos colores, nuevas texturas en tu ropa. Asegúrate de ser tu propio referente para determinar qué te queda bien y que no. Huye de los artículos que te dicen cómo vestir.

  5. ¿Y se te dedicas unos minutos al día? Meditar puede ayudarte a conocerte incluso en los aspectos que no exteriorizas normalmente. Esto te permitirá liberar estrés y desinhibir tus ideas.

  6. Aprender un nuevo idioma es un reto que te obligará a recurrir a las herramientas que vas adquiriendo a lo largo del camino. Esta es una experiencia que pondrá a prueba tu recursividad y explorar tu lado más creativo.


No dejes para después la oportunidad de empezar este nuevo ciclo adquiriendo hábitos que te ayuden a potencializar tu imaginación y así llegar a los resultados que jamás te hubieras imaginado. Permítete soñar no solo con unas metas, sino con un camino por recorrer de la mejor forma, abrazado a tus circunstancias, a tus posibilidades y a tus oportunidades.


https://www.entrepreneur.com/article/300001


team-of-businesspeople-forming-hand-stack-BVM5FHR.jpg

Fortalece tus estrategias con nosotros, agenda una asesoría gratuita.