Buscar

¿Cómo construir una cultura de innovación colaborativa en las organizaciones?


Escrito por Julián David Barriga Agudelo

Comunicador social y periodista


El mundo en el que convivimos actualmente está en constante progreso y evolución, las dinámicas de relación entre organizaciones y clientes son cambiantes, demandando cada vez más la innovación y el dominio de nuevas habilidades para estar a la vanguardia, permitiendo así ejecutar mejores trabajos.

Desafortunadamente, son muchas las empresas que desconocen este factor y optan por conservar su tradicionalismo, resistiéndose a los cambios, lo cual suele ocasionar una baja eficacia en su productividad además de afectar las relaciones internas y externas.

La mayoría de las veces, este suceso se debe al miedo que afrontan las empresas por asumir lo desconocido, además de la falta de planeación para desarrollar un debido equipo de innovación corporativa, o como sucede en otros casos recurrentes, las empresas hablan de innovar e ir con la tendencia, pero se quedan solo en la teoría, pues para pasar a la práctica e implementación nadie toma la iniciativa al interior de la organización.

Independientemente de cuál sea el caso, es evidente que existe un gran vacío al interior de las organizaciones por tomar conciencia sobre la importancia de innovar, y cómo hacerlo de forma correcta.

En contraposición a esto, las empresas prefieren llenar ese vacío evitando el esfuerzo necesario que produce el cambio, optando por usar sus modelos y dinámica anticuadas, que si bien es cierto les pudo haber dado muy buenos resultados en tiempos pasados, ahora podría ser casi que obsoleta y cada vez más inservible con el tiempo.

La buena noticia es que si bien el hecho de crear una cultura de innovación colaborativa en las organizaciones no es tarea fácil; ya existen varios modelos comprobados que funcionan y han sido casos de éxito, de los cuales las organizaciones pioneras en la implementación de culturas de innovación pueden apalancarse y replicar. Como se suele decir; la rueda ya está inventada, no hace falta inventarla, solo cópiela y póngala a andar.

Por tanto, partiendo de este hecho damos a conocer 3 tips para implementar una cultura de innovación colaborativa al interior de las organizaciones. Sin importar el tipo de industria en el que se trabaje, tipo de organización o número de empleados, estos consejos serán de gran utilidad para incentivar el espíritu de innovación en los miembros de la empresa, permitiendo adoptar nuevas estrategias colaborativas y permanecer en sintonía con las novedades de su mercado específico.





Crear estrategias de comunicación estratégica en innovación.

Las grandes ideas de innovación pueden provenir desde cualquier rincón de la organización, por tanto, es importante generar una cultura y ambiente laboral de participación abierta y colaborativa. Para esto es importante aplicar un modelo de comunicación organizacional de tipo horizontal y romper con las barreras jerárquicas.

Sin embargo, todo gran innovador necesita del impulso y apoyo para dar a conocer sus aportes. Por eso es crucial que se creen espacios y estrategias que promuevan la participación abierta de los miembros y se fomente la retroalimentación.

Una buena idea para lograrlo es formar comités de innovación que se lleven a cabo en un determinado tiempo, acá se debe permitir que las personas den a conocer sus ideas, opinen sobre las de otros y se retroalimenten grupalmente. De esta forma se permitirá además de crear una cultura de innovación, generar el buen ambiente laboral, coordinar los acuerdos de las guías de trabajo a realizar y fomentar el trabajo en equipo.




Examinar y perfeccionar ideas de forma colectiva y continua.

Posteriormente a la acción de generar estrategias que promuevan la participación abierta y de estrategias de comunicación en innovación, es normal que se genere una gran cantidad de ideas y aportes en la empresa, sin embargo, esto no quiere decir que todas sean buenas o sean aplicables.

Es necesario entonces conformar un equipo de evaluación de proyectos de innovación, en el cual se debe procurar que se conforme por miembros de mayor experiencia en el tema, los cuales evaluarán qué ideas son buenas para ser aplicadas y cuáles no.

La idea es que este equipo de evaluación actúe como un filtro de aprobación ante las propuestas que surjan de los comités de participación e innovación. Sin embargo, es importante que el trabajo no solo se limite a la función de evaluar; para llevar una adecuada innovación en la empresa se necesitan de esfuerzos adicionales de modificación, evaluación permanente sobre los progresos y asesoría.




Romper barreras que bloquean la innovación.

La agilidad de implementación de los proyectos de innovación dependerá en gran manera al factor de tener los recursos y garantías necesarias para hacerlo. Contrario a lo que se podría pensar, muchas de las mejores ideas de innovación y transformación de las empresas mueren por el hecho de la falta de recursos y coordinación, dejando perder un gran esfuerzo realizado por el equipo de trabajo.

Las barreras que bloquean la innovación, suelen ser en ocasiones autoimpuestas por las mismas organizaciones. Es importante tener en cuenta que al momento de innovar se requerirá de ciertas condiciones necesarias para implementar los proyectos.

Tener los recursos necesarios, permitirá despejar el camino hacia la implementación y consecución de resultados deseados, entendiéndose por recursos no solamente las cuestiones monetarias que podría llegar a involucrar una idea en concreto, sino también; permitir los tiempos adecuados de trabajo y recursos humanos, tecnología, apoyos externos, adquisición de aprendizajes, entre otros que podrán aparecer en el transcurso.

Claro está que el esfuerzo por superar estas barreras debe acomodarse a las condiciones de la organización, sin poner en riesgo otros sectores de la empresa o desestabilizar su trabajo. Lo recomendable es empezar de manera más precavida y con pequeños pasos para luego si correr mayores riesgos.


Haciendo uso de estas tres prácticas, las organizaciones promoverán una cultura de innovación participativa, aprovechando los conocimientos particulares de todos sus trabajadores y el esfuerzo conllevado por el trabajo grupal.

Así mismo, se creará un ambiente de evaluación de proyectos de innovación e impulso de los mismos, permitiendo que sean examinadas y mejoradas en el tiempo con el aporte de todos, esto prepara y anticipa a la organización para los cambios del futuro, otorgando mejores garantías para crecer dentro de su mercado específico y destacar sobre la competencia por su acción y aporte a sus clientes.



Fuentes de información:

  1. https://hbr.org/2019/08/3-ways-to-build-a-culture-of-collaborative-innovation

  2. https://www.semana.com/opinion/columnistas/articulo/la-brecha-del-aprendizaje-exponencial-por-juliana-sanchez/273045/


team-of-businesspeople-forming-hand-stack-BVM5FHR.jpg

Fortalece tus estrategias con nosotros, agenda una asesoría gratuita.